VIGA-GLUM SAGA.(CAP 1. de 28.)

safa

Traducción al inglés de Edmund Head de la original saga ‘Víga-Glúms’ de Islandia, en 1866

Capítulo 1

Había un hombre llamado Ingiald, que vivía en Thverá, en el Eyjafirth; él era uno de los sacerdotes originales y un gran jefe, y ya estaba en años cuando comienza esta historia.Ingiald estaba casado, y tenía dos hijos, Steinolf y Eyiolf, ambos hombres buenos y justos de ver.

El propio Ingiald era reservado, difícil de tratar y obstinado. Poco le importaban los mercaderes, y no eligió someterse a su arrogancia. Si quería algo de ellos, prefería enviar a otras personas para que él mismo lo hiciera.Un verano llegó un barco a Eyjafirth, cuyo maestro se llamaba Hreidar: era un hombre de gran familia, que tenía su casa en Vorz, en Noruega, y era muy valiente y muy popular. El hijo de Ingiald, Eyiolf, solía hablar sobre el barco en el transcurso del verano, y él y Hreidar se hicieron grandes amigos. Hreidar le dijo que le gustaría pasar el invierno aquí en alguna casa, y por el informe que había escuchado, prefería la de Ingiald.

Eyiolf dijo que esos no eran los deseos de su padre, pero que él lo vería. Cuando llegó a casa, le habló a su padre y le pidió que llevara al dueño del barco a su casa, que era un hombre bueno y digno, y le suplicó enérgicamente. Ingiald respondió: “Si ya lo has invitado, ¿de qué sirve hablar de eso? Debo participar en el gasto, y debes cargar con los tuyos para tomar todas las molestias”; pero agregó que nunca antes había tenido un extranjero que se quedara con él y que aún no estaba deseoso de hacerlo.

Entonces Eyiolf respondió: “Todavía no se ha resuelto sin su consentimiento; pero todavía no he tenido mucha participación en el manejo de la casa, y parece que es tu voluntad que no tenga mucha, si no se recibe un invitado a quien he invitado aquí.” “Bueno”, dijo Ingiald, “usted tendrá su propio camino en este asunto, y el maestro y otro hombre pueden venir aquí. No haré ningún cargo, por tu bien; pero debe tomarse todas las molestias por ellos, y yo sufragaré el costo.” “Estoy muy contento,” respondió Eyiolf, “así debería ser.” Eyiolf fue al día siguiente, encontró a Hreidar y le contó cómo estaban las cosas, por lo que Hreidar expresó su satisfacción y fué, con su cargamento, a la casa de Ingiald. Poco tiempo después se enteró de que iba a haber una gran reunión allí en Navidad. Mientras tanto, Ingiald, aunque reservado, estaba en buenos términos con él.Un día, Hreidar le pidió a Ingiald que fuera al almacén donde estaba su cargamento; y cuando fue, lo invitó a elegir lo que quisiera de sus bienes. Ingiald dijo que no deseaba tomar ninguna de sus propiedades, pero reconoció su liberalidad. Hreidar respondió: “sin embargo, he pensado en algo que quizás quieras de nosotros. He estado en varias de las mejores viviendas de Eyjafirth, y no he visto ninguna tan buena como esta; pero los ahorcamientos de tu salón no superan a los de otras personas”. Al decir esto, sacó del pecho un conjunto de colgaduras de tal calidad que ningún otro mejor había llegado a Islandia y se las dio a Ingiald, quien le dio las gracias; y ahora se estableció un sentimiento amistoso entre ellos.

En el curso del invierno Eyiolf dijo que le gustaría navegar con Hreidar en su viaje de ida y vuelta, pero Hreidar no le respondió muy fácilmente. “¿Por qué,” dice Eyiolf, “no me llevarás? ¿No te gusto?” “Me gustas muy bien, pero tu padre no aprobará tal devolución por su hospitalidad, y no me gustaría compensar su amabilidad quitándole un hijo que es un gran crédito para él. Si él lo aprueba, de buena gana te llevaré conmigo y estaré realmente agradecido por tu partida.”Ahora los comerciantes se preparaban para su viaje, y cuando estuvieron listos, Eyiolf nuevamente le preguntó a Hreidar acerca de sacarlo: le dijo lo que quería, y cómo no quiso actuar en este asunto en contra de los deseos de su padre.

Después, le dijo a su padre lo ansioso que estaba por ir, y lo que había pasado entre él y Hreidar. Ingiald dijo que había pocos medios como Hreidar, y que con su propia conducta y su valor probado, le permitiré ir, porque estoy seguro de que será mejor que haga el viaje con él que con cualquier otro.


SI QUIERES SEGUIR LEYENDO E INFORMANDOTE DEL RESTO DE CAPITULOS.

Accede a nuestro grupo de estudio en –> https://kindred.consejoasatruarlibre.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.